LA GRAN CAGADA

 


Vi cómo el paquete era disparado con tanta rabia como destreza. No obstante, al elegir la borda de barlovento, este se convirtió en un improvisado boomerang que viró con refinada desenvoltura hacia cubierta. Resultado: tres pasajeros pringados de mierda de gran danés y un sobrecargo en dique seco.